ESPECIAL FEBRERO, EL AMOR, PLATÓN Y LOS ROMÁNTICOS.

Una de las parejas más famosas del mundo fue la formada por Yoko Ono y John Lennon. En blanco y negro como las películas de Yoko esbozo en la azotea de mi casa a la diosa del amor mirando al frente. Era la única forma que tengo de hablaros sin palabras y de una forma especial.

Utilizamos como pretexto el día de los enamorados para adentrarnos en el mito. Para comprender porque este sentimiento o la ausencia de él ha activado el motor de la creación en todos los tiempos del ARTE. Esa sensación de estar incompletos, continuamente insatisfechos con el continuo anhelo en los labios. ¿A qué se debe? Platón en su obra “El Banquete” nos habla de un ser compuesto por hombre y mujer. Cuatro piernas, cuatro brazos y dos cabezas. Resultaba imposible sorprenderlo o abatirlo, en la unión radicaba su fuerza.”Los cuerpos eran robustos y vigorosos y de corazón animoso, y por esto concibieron la atrevida idea de escalar el cielo, y combatir con los dioses. Zeus examinó con los dioses el partido que debía tomarse – ¡Creo haber encontrado un medio de conservar los hombres y hacerlos más prudentes, y consiste en disminuir sus fuerzas.” 
¿Qué fue lo que hizo? Separarlos, dividirlos y en dos mitades. 
Hecha esta división cada mitad hacía esfuerzos desesperados para encontrar la otra mitad de que había sido separada; y cuando se encontraban ambas, se abrazaban y se unían, llevadas por el deseo de su antigua unidad, con un ardor tal, que abrazadas perecían de hambre e inacción, no queriendo hacer nada la una sin la otra“.
La imposibilidad de unirse a la otra parte fue la nota máxima del romanticismo en todas las disciplinas del Arte. Siempre he pensado que estas emociones suenan a Wagner, a su ópera Tristán e Isolda. Ese preludio maravilloso contiene una fuerza vibrante inmensa y verdadera. Será que Wagner la compuso enamorado de Matilde Wesendonck. Música a un amor desesperado e imposible.

El Arte es el alivio y sí,  otro mundo que nos complementa. Si abres los ojos las pinceladas revelan la sensibilidad de personas que con sus obras llenaron de perspectivas el mundo. Hagamos un romántico paseo por el arte del siglo XIX. 
IDEAS PREVIAS

La Revolución supone el punto culminante de las transformaciones en Europa en el último cuarto del siglo XVIII. Todo ello evidencia el declive del orden social lógico, es decir, aquel que se rige por los principios de la Razón. La experiencia sensorial de aquellos movimientos sociales destrona a la Razón y hace reina a la pasión. Debían conocer el “yo” de un hombre de naturaleza compleja y contradictoria. Romanticismo es; el descubrimiento del valor y la dimensión del sentimiento. Por tanto debemos alejarnos de la concepción tópica de lo que entendemos por romanticismo. Estos son los representantes elegidos.

PRERROMANTICISMO

Siento, luego existo.
Bañistas por Fragonard; ¿1677?
Óleo sobre lienzo: 0,65 – 0,81 m.
París, Louvre.

Entorno a la década de 1770, Rousseau, sensibilizando a la razón francesa, escribe después de escuchar el ir y venir de las olas; “Me di cuenta de que nuestra existencia no es más que una sucesión de momentos percibidos por los sentidos”. En ese mismo momento el <pienso, luego existo> cartesiano sería sustituido por el <siento, luego existo>.


INGLATERRA
La naturaleza grita.
El gran día de su furia por Martin; 1851.
Óleo sobre lienzo; 0,97 – 3,03 m.
Londres, Galería Tate.

Destacan dos paisajistas por encima del resto, Constable y Turner. Estamos ante un nuevo vehículo de expresión de emociones con nuevos registros. La naturaleza grita y brama de una forma sublime. ¿Por qué elijo una obra de Martín? 
Primero por ser un pintor interesante y nexo de unión con los prerrománticos y segundo ¿no  reconocéis la escenografía de muchas de las películas de Hollywood?

LOS PRERRAFAELISTAS

Pura y poética gracia.

Ofelia por Millais, 1851-1852.
Óleo sobre lienzo; 0,762 – 1,12 m.
Londres, Galería Tate.


Ruskin, el gran apologista de la obra de Turner, dijo de esta obra que era “el más hermoso paisaje inglés asolado por el dolor“. Es un punto bastante interesante, la naturaleza meticulosamente dibujada expresa el estado semiinsconciente de la enamorada de Hamlet (Obra de Shakespeare). Igualmente debemos destacar el papel fundamental de la modelo; Elizabeth Siddal cuyo magnetismo sería retratado por muchos de los maestros prerrafaelistas. 

ALEMANIA

 Entre Dios y el Hombre: la pintura.


 Viajero junto a un mar de niebla por Friedrich; 1818.
Óleo sobre lienzo; 0,984 – 0,748 m-
Hamburgo, Galería de Arte.

Los paisajes que antes irradiaban pura emoción, ahora, justo con Friedrich proyectan razón. Este artista y otros coetáneos como el poeta alemán Kosegarten, asignan a la creación artística el papel intermediario entre Dios y el Hombre. Para todos aquellos que piensan que la sensibilidad es sinónimo de debilidad, ¡mira un poco más! es el hambre de conocimientos y de emociones. Y desde luego también debemos aceptar la soledad como parte ligada a nosotros mismos: “Tengo que estar solo y saber que estoy solo para poder contemplar y sentir plenamente la Naturaleza” Friedrich.




Edición especial.




Source: Original

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.