PINCELES VIVIENTES, breve encuentro con Klein.

Si hay algo que debemos tener claro es que el Arte hace mucho quedó liberado de formalidades y clichés. Formas y materiales quedaron únicamente sometidos al arbitrio de la imaginación. Pero existen emociones derivadas de su creación que persisten en el espacio-tiempo. Después de la entrega de mi último encargo del año llegué a casa. Allí me esperaba ese espacio vacío en el caballete. Sentí una emoción fuerte, la esencia se había ido. De uno de mis extenuados pinceles resbalaba lentamente una gota de agua mezclada con pigmento. Pude ver como brillaba en su descenso ¿Y si mis instrumentos no fueran pinceles?, ¿y si fueran algo vivo y palpitante? Enseguida apareció:
KLEIN
en mi mente…
“Io” acrílico sobre tela, 1,40 – 0,60 m.

A PESAR de su corta vida sus obras han sido las más destacadas en su período pictórico. Nos encontramos ante el Nuevo Realismo francés coetáneo al mundialmente famoso ART-POP

Sopa Campbell por A. Warhol.
Acrílico sobre tela; 0,915 – 0,61 m.
Aachen; Colección Ludwing.

Unas breves consideraciones; como es sabido el Arte de un determinado laxo de tiempo es el reflejo esa sociedad. Y esta nos va a revelar aspectos muy interesantes. El auge de este movimiento se alcanza en los años sesenta justo cuando J. F. Kennedy  es elegido como presidente, hasta 1968 cuando es asesinado Robert Kennedy. Instante en que se produjo el gran apogeo del consumismo. 

Traducción: un Arte fácil, dúctil, prospero y sin demasiadas pretensiones. Reflejo del bienestar de la nación. Existían críticas (por cierto sector del Art-Pop cercano a los Hippies) pero de manera generalizada no traspasaba las fronteras del ARTE. Mientras tanto acontece el conflicto bélico en Vietnam. Recordemos la fotografías de Martha Rosler en este punto. La toma de consciencia de la mujer ama de casa que plenamente consciente de los acontecimientos del mundo queda relegada a un segundo plano de la vida, al hogar ¡casalinga ideale!.

Al otro lado del Atlántico…

Antropología de la época azul ANT-78 por Klein; 1969.
Pigmento azul y resina sintética sobre papel; 2,18 – 1,32 m.
Londres, Galería Anthony d´Offay.
En Europa era bien distinto; lenta recuperación económica + recuerdo de las vanguardias + nutrientes del Pop norteamericano = Nuevos y actualizados manifiestos del Arte. Establecían nuevas metas y objetivos. En este ritmo frenético Pierre Restany aglutinó un selecto grupo de artistas afines: Klein, Raysse, Arman, César, Tinguely, Spoerri, Hains, Villeglé y Dufrêne. Más tarde Christo, Niki de Saint Phalle y Dechamps se unirían al selecto club. 

Todos los caminos conducen a Milán… y pasan por París.


El conjunto tenía una órbita de actuación conjunta sin embargo poseían características muy particulares. Imaginemos que cada uno de ellos era de un color distinto y todos confluyen en el NEGRO. Era necesario dejarlo por escrito, por ello en abril de 1960 reunidos en Milán firmaron “Les nouveaux réalistes” y un año más tarde harían lo mismo en París con “A 40 degrés au-dessus de Dada”.

“La pintura de caballete o cualquier otro medio de expresión clásica en el dominio de la pintura o la escultura ha llegado a su fin… ¿Qué nos proponemos en la actualidad? La apasionante aventura de lo real, percibido en sí mismo y no a través del prisma de la transcripción conceptual o imaginativa”. 
Les nouveaux réalistes.

El primero de la clase, Klein por muchos es considerado un adelantado a su época. Sus planteamientos corrían el peligro retratado en varias ocasiones; la incompresión. Sigamos con el planteamiento anterior, la personalidad de Klein es de color negro, negro intenso y compuesto por toda la gama cromática. Por esto es el más destacable de todos. 

¿Y por qué tiene tantos colores? 
Fotomontaje de Harry Shunk para el “salto al vacío” de Yves Klein.

Reproducido por el artista en “Domingo 27 de noviembre, diario de un solo día”.

Klein propone saltar, sin hilo y sin sujeción. Y en ese estado de descendimiento componer, crear, escribir, pensar y vivirEl miedo al vacío ha hecho que rellenemos la vida con utensilios, prendas, piezas, elementos y accesorios que buscan darnos sustento. No queremos ser seres estáticos, sostenidos en la nada por el riesgo que ello supone, el miedo al dolor, a precipitarnos al vacío. Entrada destacada.

Gran parte de su infancia transcurre en Niza con sus abuelos que de manera constante viajaban, estudió piano, ingresó en la Escuela de la marina mercante, practicó judo obteniendo incluso una plaza en el Instituto franco-japonés en Tokio, de la mano de Claude Pascal llegó a interesarse por el esoterismo (miembro de la secta Rosacruz vinculada a los Illuminati), practicaba la meditación y el vegetarianismo.
Y todo esto se traduce en una pintura monocrama en rosa, dorado, verde, rojo y especialmente azul. Este último sería su color sin matices. “International Klein Blue” llevan por nombre una serie de paneles monocromos azules que Restany que escribió los textos de presentación compararía con la célebre Capilla Scrovegni de Padua. No he podido evitar pensar en un hipotético encuentro entre el maestro Giotto y estas obras…

PINCELES VIVIENTES.


Realización de una Atropometría en casa de Yves Klein, por Klein hacia 1960, París.
Podemos ver los músicos al fondo y a las modelos en plena ejecución de la obra, bajo la supervisión del artista.

Como ya sabemos este movimiento elimina o suprime todos los instrumentos clásicos de creación de Arte. Excluye pinceles. Por lo tanto nos quedan las modelos, el soporte y la pintura. Los pinceles vivientes son las propias modelos embadurnadas en color que imprimen los trazos en las telas. Y lo hacían a ritmo de Jazz. Klein suprime por completo el dialogo entre la mano, el pincel y la expresión. Torsión, movimiento y expresión nunca han estado más unidos. Pero va más allá, ahora comprenderéis el motivo. Una de las preocupaciones más grandes de los pintores, galerías y Museos es la conservación de la obra terminada. Klein en cambio incluye en el proceso de creación la exposición a los elementos atmosféricos. La lluvia, el viento y los estragos del tiempo concluyen la obra. Nos queda un elemento; el fuego. Ejecutadas sobre telas de amianto y equipado con un lanzallamas Klein intereactúa con este elemento consiguiendo efectos nunca vistos antes en la Historia del Arte.  




IL CARMINIO


Source: Original

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.